Greensleeves (canción)

Greensleeves Canción

Greensleeves – Canción Inglesa

Greensleeves (en español, mangas verdes) es una canción y melodía tradicional del folklore inglés, popularizada durante finales del siglo XV y a lo largo de todo el siglo XVI. Fue ampliamente difundida tanto en el ámbito social, así como en los ejércitos que la cantaban para rememorar amores que habían dejado atrás antes de partir a la guerra.

«My Lady Greensleeves» como representación en 1864 pintada por Dante Gabriel Rossetti.

El origen de la canción Greensleeves

La leyenda, muy extendida, asegura que fue compuesta por el Rey Enrique VIII de Inglaterra (1491-1547) para su amante y futura reina consorte Ana Bolena.

Ana, que era la hija más joven de Tomás Bolena, primer conde de Wiltshire, rechazaba los intentos de Enrique de seducirla. A este rechazo aparentemente se alude en la canción, cuando el autor escribe «cast me off discourteously» (me repudias descortésmente). No se sabe si la leyenda es cierta, pero la canción todavía se asocia comúnmente a dicha dama en la opinión pública.

Probablemente circuló en forma de manuscrito, como mucha música de uso social, mucho antes de que fuera impresa. Una canción con este nombre se registró en la London Stationer’s Company (Compañía de Impresores de Londres) en 1580, como A New Northern Dittye of the Lady Greene Sleeves. No se conoce ninguna copia de esa impresión. En la obra conservada A Handful of Pleasant Delights (1584) aparece como «A New Courtly Sonnet of the Lady Green Sleeves. To the new tune of Green sleeves».

Es discutible si esto sugiere que había en circulación una vieja canción de Greensleeves o cuál de ellas es la melodía que nos es familiar.

Greensleeves – Letra

Ay, mi amor, me haces mal
Para repudiarme descortésmente.
Porque te he amado mucho y mucho tiempo,
Deleitándose en su compañía.
(Estribillo)
Greensleeves fue toda mi alegría
Greensleeves fue mi deleite,
Greensleeves era mi corazón de oro
¿Y quién sino mi señora Greensleeves ?
Tus votos has roto, como mi corazón
Oh, ¿por qué me cautivaste tanto?
Ahora me quedo en un mundo aparte
Pero mi corazón permanece cautivo.

(Estribillo)
He estado listo en tu mano,
Para conceder todo lo que quisieras,
He apostado tanto la vida como la tierra,
Para tener tu tu amor y buena voluntad.
(Estribillo)
Si así lo pretendes desdeñar,
Más me embelesa,
Y aun así sigo siendo
Un amante en cautiverio.
(Estribillo)
Mi hombre fue vestido todo de verde
Y siempre te ha esperarado;
Todo esto fue valiente para ser visto,
Y sin embargo, no me amarías.
(Estribillo)
No podrías desear nada terrenal,
pero aun así lo tenías de buena gana.
Tu música aún para tocar y cantar;
Y sin embargo, no me amas.
(Estribillo)
Bueno, rezaré a Dios en las alturas
para que veas mi constancia,
Y que una vez antes de morir
Te comprometas a amarme.
(Estribillo)
Ah, Greensleeves, ahora adiós, adiós,
A Dios le pido que properes,
Porque sigo siendo tu verdadero amante
Ven una vez más y ámame.
(Estribillo)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: