Fragmento N°127

Lee la historia completa desde el Fragmento N°1

Desde que Arthur había ordenado girar a estribor, se encontraban rodeando la isla paulatinamente.

Ocasionalmente alguna franja de tierra asomaba su silueta en el horizonte. pero rápidamente Arthur daba indicaciones al timonel para mantenerse a cierta distancia, siempre invisibles desde tierra o desde cualquier nave anclada en la costa o el puerto. —¿Cree que funcionará señor?—, la voz de Smith interrumpió los pensamientos de Arthur, que lo llamaran «señor» fue extraño. Aún no se acostumbraba a estar al mando.

Tratando de transmitir la mayor de sus convicciones, en tono calmo, dijo:—No debería preocuparse de eso, todo saldrá según el plan.— y esbozó una sonrisa tosca en su rostro.

Smith, poco convencido, retrucó:—¿Cómo sabremos si el capitán, Edahi y el resto están vivos?— Arthur, sin disimular su fastidio respondió:—Lo sabremos cuando den la señal.— Los ojos de Smith parecían ansiosos de mas palabras que aplacaran su ansiedad e incertidumbre, percibiéndolo, Arthur Digby se anticipó a la siguiente pregunta:—Creo que necesitan ayuda abajo para distribuir las municiones en las troneras, sugiero que colabore con esa tarea grumete.— Sin decir una palabra, Smith giró y se dirigió a las escalinatas, desapareciendo mientras descendía.

La voz de Elizabeth volvió a sorprender a Arthur, ella se encontraba sobre la baradilla vigilando el horizonte, habiendo observado la conversación, buscó contenerlo, dijo:—Es normal, están nerviosos y tienen algo de miedo.— —No es solo eso … el plan requiere que muchos sucesos ocurran a nuestro favor, … y además Greg no está aquí para dirigirlos.— afirmó Arthur, sin observarla, evadiendo su mirada.

Elizabeth insistió:—Lo harán bien, todo funcionará según lo esperado.— pero no fueron sus palabras, sino la calidez de su sonrisa, lo que generó que el torbellino de incertidumbre amainara dentro de Arthur.

Arthur comenzó a encaminarse hacia su posición en el castillo, antes de subir el primer escalón volteó para dirigirse a Elizabeth:—¿Realmente crees que funcionará?— Ella, en tono firme, respondió:—Funcionará, conozco a mi padre, el no espera esto.—

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: