Fragmento N°155

Lee la historia completa desde el Fragmento N°1

Un estruendo se generó cuando el portón del establo estalló en mil pedazos, la guarnición había arrojado algún tipo de explosivo sobre la puerta para liberar el paso ante cualquier peligro. Algunos fragmentos golpearon el rostro de Gregor sin causarle daño.

Un grupo de tres guardias ingresó a toda velocidad y se posicionó sobre un flanco, quedando en formación y listos para disparar. Greg pudo apreciar el detalle de sus posturas, una rodilla al suelo y la otra semi flexionada, listos para disparar y listos para erguirse en caso de que necesitasen cambiar de posición. «No son los novatos del cuartel.», pensó.

Al incursionar en el edificio, los tres soldados quedaron frente a los dos marinos que estaban flanqueando la posición de Gregor, con su rango de tiro cubriendo al sujeto que Greg había abatido y a su compañero que corría en busca de refugio. Uno de los tres soldados indicó:—Flanco derecho, ¡Fuego!.— Los tres mosquetes escupieron una bocanada de humo, y el marino holandés fue impactado consecutivamente por tres proyectiles. Cayó inerte al suelo, sin emitir ningún sonido.

Otra escuadra de tres soldados se adentró en el edificio, tomando el flanco opuesto al de sus compañeros, formaron en igual posición pero no dispararon, ya que no había blanco visible.

Greg aguardó inmóvil, en una mano sostenía su arma cargada lista para abrir fuego, y en la otra la empuñadura de su chafarote, preparándose para entablar combate cuerpo a cuerpo luego del primer disparo.

La voz de Hein, proveniente desde el otro extremo lo sobresaltó:—La tercera opción maldito escocés salvaje, ¡La tercera opción!.— Greg escuchó como los soldados murmuraban en voz baja, aún no se decidían por avanzar.

Desde su posición, el gigante holandés Roger asomó su cuerpo por la mampara y abrió fuego contra los soldados, el único marino que le quedaba a Hein lo siguió y también descargó su mosquete contra una de las dos escuadras.

Greg sonrió a Favre diciendo:—Tenemos nuevas amistades, disfrutémoslas mientras duren.— Giró su cuerpo, descubrió su torso y descargó su pistola contra el soldado más cercano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: