Fragmento N°279

El Llamado del Ocaso

Lee El Llamado del Ocaso desde el Fragmento N°1

Aún confundida, Elizabeth dejó la carta a un lado, guardó el guardapelo y el collar en uno de sus bolsillos y se puso de pie junto a la litera. Su cuerpo se encontraba entumecido y rígido, caminó algunos pasos en dirección hacia el umbral de la tienda para estirar sus piernas. Al llegar al extremo, corrió levemente con su mano a lona para observar hacia el exterior. El sol abrasador del caribe la encandiló durante un instante hasta que su vista comenzó a acostumbrarse.⠀

Mientras sus ojos se adaptaban a los rayos de sol, su piel comenzó a percibir el calor ardiente ecuatorial típico del medio día. Lo primero que notó, fue que El Retiro se encontraba fuera del agua, repostando sobre la arena húmeda de la costa, sostenido por varios pilotes de madera y cuerdas que remataban en estacas. Varios hombres se encontraban rodeando la nave, montando algunos andamios a su alrededor, manipulando pertrechos y realizando varias tareas de reparación.⠀

Expuesto fuera del agua, Elizabeth pudo apreciar el timón de El Retiro, tomando dimensión del daño ocasionado. Durante la batalla, algunos proyectiles impactaron apenas por encima de la línea de flotación en la popa, alcanzando al timón e inmovilizándolos. Al ver los destrozos pensó: «Es un milagro que la nave siguiera a flote».⠀

Sin salir completamente al exterior, quedando semi oculta en el umbral de la tienda, dedujo que necesitaran al menos un mes para reparar a El Retiro. Recorrió con su vista el resto de la playa, pudo reconocer al galo junto a otros marineros debajo de la popa examinando los daños. Un grupo de hombres apiñados a cierta distancia de la nave llamó su atención.⠀

Allí comprendió porque Antoine necesitaba que hablara pronto con los holandeses capturados para apaciguarlos. Los prisioneros estaban sentados en la arena bajo un gran toldo improvisado para protegeros del sol. Se encontraban subdivididos en dos grupos más pequeños y eran custodiados por marineros armados.⠀

Elizabeth pudo reconocer rápidamente la figura de Umbukeli, el somalí montaba guardia en uno de los extremos del toldo, y podía apreciarse a la distancia que llevaba consigo un mosquete. También llegó a divisar al oficial Jameson sentado en un extremo de uno de los grupos.⠀

Pero las voces que habían llamado su atención provenían de un lugar mucho más cercano. Al dar un paso al exterior y quedar completamente bajo el sol, advirtió que otra carpa se encontraba junto a la de ella, y que las voces provenían de allí dentro.⠀

Apenas algunos pasos separaban ambas entradas y caminó hasta el umbral de la tienda contigua. Se detuvo antes de ingresar y lentamente corrió la lona para ver en su interior.⠀

Mnyma, que se encontraba de pie junto a una litera, notó el movimiento y giró para descubrir de qué se trataba. Al verla, gritó exaltado:—¡Srta Hein!—⠀

El pequeño corrió rápidamente hasta ella y se abalanzó sobre sus caderas abrazándola. Mientras el niño estrangulaba su cintura, ella se percató que sollozaba levemente. ⠀

Elizabeth dijo mientras sonreía:—Me alegra mucho verte Mnyma, pero si no dejas de abrazarme temo que me desvaneceré nuevamente.—⠀

El niño, liberó su cuerpo y alzó su rostro para observarla con sus ojos vidriosos. Ella acarició su cabeza diciendo:—¿Te encuentras bien?—⠀

Mnyma respondió mientras refregaba sus ojos con su puño para ocultar las lágrimas contenidas:—Si, pero estaba preocupado, Favre no me ha dejado entrar en su tienda, me ha indicado que debo quedarme aquí con Edahi.—⠀

Al oír al niño, ella se percató que la litera del extremo derecho de la tienda estaba ocupada. Al observar, su mirada se encontró con la de Edahi. ⠀

En silencio, el nativo se encontraba sentado, apoyando su espalda sobre uno de los parantes de la tienda, mirándola fijamente.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

2 comentarios sobre “Fragmento N°279

    1. Aún no está claro cuanto tiempo ha estado inconsciente Elizabeth y qué es todo lo que ha ocurrido mientras ella estaba ausente. Pero luego de que Gregor cayera en batalla, parece ser que Favre se ha encargado de la situación. ¿Qué te ha parecido este último tramo de la historia?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: