Fragmento N°280

El Llamado del Ocaso

Lee El Llamado del Ocaso desde el Fragmento N°1

Tal vez fueron las cicatrices sobre su cuerpo, o los restos de vendaje aún húmedos por la sangre y el pus, pero Elizabeth quedó impactada por la apariencia del nativo. Su semblante era algo espectral, su cabeza estaba levemente inclinada hacia la izquierda, se encontraba sentado de manera firme, con sus manos reposando sobre sus muslos mientras la observaba. Las heridas aún recientes marcaban su rostro y torso, algunas semi cubiertas por trozos de venda que se encontraban manchados de tonalidades grises y amarillentas.⠀

Cuando habló, Elizabeth se sobresaltó:—Me alegra que se encuentre bien Srta Hein.— dijo Edahi

Cuando emergieron sus palabras, al principio fue de manera tosca y grave, resquebrajándose, pero luego se estabilizo hasta sonar habitual cuando finalizó. «Tal vez sufrió alguna herida en su tráquea.» pensó ella. ⠀

Mnyma, notando que estaba perdiendo protagonismo en la escena, tomó a Elizabeth del brazo diciendo:—Favre me ha encargado el cuidado de Edahi.—⠀

El nativo acotó:—Has realizado un excelente trabajo, moriría de sed o de aburrimiento si no fuese por ti pequeño.—⠀

Mnyma giró y se dirigió nuevamente hacia la litera donde Edahi se encontraba, sosteniendo la mano de Elizabeth tiró de ella para forzarla a seguirlo. Al acercarse, ella se percató de otro detalle espeluznante, un hedor sutil a putrefacción rodeaba al nativo, apenas perceptible pero capaz de calar en lo profundo de sus sentidos con cada inhalación de sus pulmones.⠀

Edahi volvió a hablar:—Debo agradecerle Srta Hein, según tengo comprendido su colaboración ha sido de gran importancia. Probablemente no me encontraría aquí si no fuese por usted, o por este niño.—⠀

Mnyma esbozó una sonrisa amplia, cada ocasión en la que destacaban su participación alimentaba su orgullo.⠀

—Aunque lamento las pérdidas que hemos sufrido en el proceso.— prosiguió Edahi.⠀

Antes de que ella pudiera acotar, la voz de Favre sorprendió a los tres.⠀

El galo se encontraba en la entrada de la tienda, manchones de sudor decoraban su camisa. Dijo:—Creo que omití decirle que Edahi se ha recuperado considerablemente desde que hemos desembarcado.—⠀

Favre se adelantó y aproximándose a la litera dijo:—Mnyma, puedes ir a buscar el almuerzo para Edahi, Arthur te indicará.—⠀

De mala gana Mnyma aceptó, sospechaba que el galo quería hablar a solas con Edahi y Elizabeth, odiaba la idea de que lo excluyeran de la charla. Refunfuñando, se retiró por el umbral de la tienda desapareciendo en la ardiente playa.⠀

Antoine prosiguió:—Veo que se ha recuperado Srta Hein, me reconforta verla de pie nuevamente. Ahora debo informarla de algunos sucesos que han ocurrido mientras usted se encontraba recuperándose.—⠀

Ella observó confundida, no comprendía las intenciones de Antoine ni la dimensión de lo que iba a informarle.⠀

—En primer lugar , luego de que desembarcamos, debimos rendir homenaje a todos aquellos que han caído en batalla. Tanto a tripulantes de El Retiro como holandeses, incluyendo a su padre.—⠀

Favre hizo una breve pausa para estudiar la reacción de ella, luego prosiguió:—Para evitar enfermedades debimos improvisar un camposanto unos minutos al norte de aquí. Allí podrá encontrar el lugar de descanso de Gregor, así como la tumba de su padre.—⠀

Elizabeth asintió en silencio, su mirada estaba perdida en un punto intermedio entre Edahi y Favre, mientras el galo continuaba.⠀

—Si gusta puedo acompañarla hasta la ubicación, aunque comprenderé perfectamente si desea ir sola.—⠀

Finalmente Favre dijo:—Y perdóneme si sueno inoportuno, pero debo insistir en que vea al Sr Jameson. Sospecho que su ausencia comienza a inquietar a los holandeses, y no estamos en condiciones de afrontar más problemas, mucho menos un motín.—⠀

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: