Fragmento N°183

Lee la historia completa desde el Fragmento N°1

Antoine respiró al percibir que Gregor se colocaba a su lado, su cuerpo estaba fatigado al máximo, consumido por el odio hacia Hein. Gregor alzó su espada y con la punta de su filo señaló al holandés y dijo:—Con tu vida podrás saldar lo que has hecho, y aún así estarás en deuda.—

La imagen era dantesca, alrededor de ellos yacían los cadáveres de Hicks, Roger y varios soldados de la guarnición caídos en el combate. El fuego que los rodeaba comenzaba a atenuarse ya que había consumido prácticamente todo y una cortina fina de cenizas con trozos carbonizados cubría todo el suelo de grava, mientras las paredes crujían y se deshacían a causa de las llamas.

Piet Hein sonrió, alzando su sable, provocativamente dijo:—Inténtalo con tus propias manos pirata cobarde, ¿O necesitas la ayuda de tu pequeño esclavo negro para acabar conmigo?.—

Gregor estaba por dar un paso y atacar cuando un disparo tronó desde el extremo opuesto del establo. El proyectil pasó zumbando y se incrustó sobre una pilón de madera carbonizado, al girar para ver el origen, Greg pudo apreciar un grupo de cuatro soldados apostados a una decena de pies de distancia. Los guardias se habían reagrupado, y luego de aguardar a que el fuego o la batalla acabara con ellos, se habían decidido a ingresar y terminar con lo que quedase dentro del establo. Greg pudo ver a uno de ellos alzando la mano para dar la orden de abrir fuego. Previendo la descarga, sujetó a Favre y lo empujó hacia atrás diciendo:—¡Al túnel, ahora!—

Mientras Favre giraba para comenzar a correr hacia la entrada del pasadizo, Greg hundió la mano en su chaqueta y extrajo la granada remanente que había pertenecido a Hicks. Tomando la pistola de Mnyma, encendió la broca de la granada acercándola a la mecha en combustión del arma. Cuando la mecha comenzó a arder pensó: «Ese niño me ha salvado dos veces en un par de minutos».

Mientras corría a la par de Favre hacia el túnel, arrojó la granada sin ver hacia atrás, la misma cayó a los pies de Hein.

De un salto cayeron en el interior del pasadizo, mientras una explosión y varios disparos se sucedían en el establo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: